Publicidad

miércoles, 13 de junio de 2012

HTC One S: Análisis a fondo y experiencia de uso


La primera impresión que transmite este teléfono es por un lado la ligereza y por el otro lado la calidad de fabricación. Como sabréis, la carcasa es una única pieza de aluminio tratada con una "Micro Arc Oxydation" para darle un aire de cerámica (ver vídeo). Y realmente el efecto es asombroso: un teléfono muy ligero (119 gr con batería) y de muy buen tacto.


Nota: Han habido algunos casos de deterioro de la carcasa. HTC se ha comprometido a cambiar inmediatamente el teléfono. Podéis leer sobre este tema aquí. Personalmente, no he tenido ningún problema de momento.

Por otro lado, el HTC One S dispone de una pantalla de 4,3 pulgadas SuperAMOLED con Gorilla Glass, una resolución de 540 x 960 y unos colores muy vivos. Podemos también apreciar en la parte externa la cámara de 8 Mpx de la que hablaremos más tarde, las típicas conexiones microUSB (que sirve de salida HDMI con el adaptador adecuado), conectores 3,5 mm y botones de volumen. Finalmente en la parte trasera tenemos unos buenos altavoces con los que escuchar el excelente sonido proporcionado por la mejora de Beats Audio.


La parte negativa que no me ha acabado de convencer es que la batería de 1650 mAh esté integrada en el teléfono y no se pueda cambiar, y que el teléfono use microSIM. En realidad no es muy grave pero si usas varios terminales a la vez, la microSIM es un engorro. Por otro lado tampoco soporta microSD externa, así que nos tendremos que contentar con los 16 Gb de memoria interna.

En su interior encontraremos un procesador Snapdragon S4 de doble núcleo a 1.5 Ghz (MSM8260A) y 1 Gb de memoria RAM. Este procesador está basado en un chipset ARM v7 y una GPU Adreno 255, el mismo dúo que tendrá el Asus Padfone. Como ya hemos dicho antes, el HTC One S dispone de 16 Gb de memoria interna no ampliables, pero por suerte, HTC nos regala 25 Gb adicionales de almacenamiento en Dropbox durante dos años, cosa que se agradece. Recordad que el One S no dispone de chip NFC, una pena a mi parecer.

¿Pero acaso al tener un procesador de doble núcleo, el One S va peor que el One X? Pues sencillamente, para nada. En el uso diario, no se nota apenas ninguna diferencia entre ellos. Es más, me atrevería a decir que la interfaz Sense funciona de una forma más fluida en el S que en el X. Si lo queréis son números, podéis echarle un vistazo a los tests de Engadget



Por descontado no se pueden comparar estos valores directamente ya que el One X tiene una pantalla más grande, mayor resolución y podemos dudar de la optimización de estos benchmarks para un quadcore. Pero en cualquier caso, queda claro que el One S da guerra para rato.

HTC Sense 4.0

Como bien sabéis, los Android HTC vienen con su capa característica HTC Sense. ¿Ha mejorado o ha empeorado? Pues para ser sinceros, a los que os gusta HTCSense os encantará y a los que lo odiáis, seguiréis haciéndolo. En la nueva gama de HTC encontraremos Sense 4.0, una versión mejorada y retocada del último Sense que nos aporta sobre todo una homogeneidad a todo el teléfono: mismos menús, iconos y temas.


Pero el punto más importante es que desaparece el botón de "Menú". En su lugar encontraremos en todas las aplicaciones de Sense y del sistema en general un icono de tres puntitos que nos mostrará todas las opciones. Esto tiene puntos positivos y negativos:
Por un lado simplifica la navegación una vez te acostumbras. Sabes que siempre has de buscar los tres puntitos.
Por el otro lado, en aplicaciones de terceros, si éstos no han integrado el botón de 3 puntitos, no hay ninguna forma de llegar al menú.

Y básicamente poco más, Sense viene con sus característicos widgets y diferentes temas. Personalmente nunca me ha gustado mucho HTC Sense, pero reconozco que no me ha desagradado mucho esta vez la experiencia como usuario. La sigo encontrando no obstante demasiado recargada frente al "minimalismo" de Android 4.0

Multimedia

En el apartado multimedia, el HTC One S se comporta de una forma muy parecida al One X. Si leísteis el análisis de mi compañero Nico sobre el One X sabréis más o menos a lo que me refiero:
Una excelente cámara de 8 Mpx, enfoque automático, sensor BSI, flash LED. Para los más técnicos: dispone de un objetivo de 28 mm y una apertura de f 2,0. Dispone también de cámara frontal VGA.
Puede grabar también vídeo HD a 1080p y dispone de un modo de captura de fotografías durante la grabación de un vídeo.
En el apartado música, tiene el soporte de Beats Audio que mejora enormemente la calidad del sonido. Así mismo viene preinstalada una aplicación que actúa de ecualizador o un pre-amplificador que puedes activar para mejorar la reproducción de tu música.

¿Hace buenas fotos? Sí, buenísimas. ¿Las mejores? Eso depende de los gustos de cada uno. Podéis pasaros por el extenso análisis del tema que hizo mi compañero Dani sobre el tema: Comparativa de las cámaras del One X, Xperia S y SGS 3 . El One S y el One X disponen de la misma cámara trasera con el mismo sensor (lo único que cambia es la cámara delantera), pero por alguna extraña razón, algunas fotos tienen más sobreexposición. Pero vamos, muy muy parecidas.


Finalmente, hablemos de ver películas o jugar a juegos en el One S. Estaríamos tocando uno de los puntos flojos de este teléfono: algunos juegos 3D van un poco a trompicones en ciertos instantes, pero no hay ningún problema con los típicos Angry Birds y compañía. También he tenido algún que otro problema con películas de alta definición (hasta 1080p) y ciertos formatos, pero en general muy buena experiencia en los dos campos. Eso sí, en el apartado multimedia el HTC One X supera al One S, las cosas como son. Si estáis buscando un teléfono más enfocado a estos temas, os recomiendo al hermano mayor sin dudarlo (tema aparte, tiene mayor pantalla y por lo tanto se disfruta más).

Conclusiones


El HTC One S es un teléfono que me ha sorprendido muy gratamente. Cuando se lo cogí a mi padre pensaba que sería un terminal de gama media-alta, nada del otro mundo. Como muchos de vosotros, hice la deducción: "El HTC One X es el bueno y el One S es el regular". Pues bien equivocado que estaba. Como habréis visto, es un teléfono que no tiene nada que envidiar a sus competidores a nivel de potencia, dispone de un diseño excelente, su apartado multimedia es sencillamente fenomenal y lo más importante, el precio.

El HTC One S no es un teléfono barato, pero sí que es 70-90€ más barato que el One X. Aparte, últimamente está de oferta en varias compañías y puedes encontrarlo por 0€ en Vodafone o Orange con promociones tal y como hice yo. ¿Vale la pena ahorrarse estos cien euros y comprar un One S antes que un One X? Obviamente, si no os importa el dinero, el One X sigue siendo mejor teléfono, pero quedaros tranquilos si elegís el One S: vale la pena el ahorro.

fuente: elandroidelibre.com